Quinfo.com
Portada del sitio > Blog > Internet creador y destructor de empleo

Internet creador y destructor de empleo

Miércoles 24 de junio de 2009, por Javier

Cara y cruz de un mismo fenómeno imparable que ha revolucionado el mundo. Internet facilita la creación de empleos, la oferta de servicios, el comercio electrónico y el intercambio digital a gran escala. Y con ello ofrece la capacidad para crear empresas y dar trabajo desde sitios remotos. Basta una conexión de banda ancha para tener acceso a la información. Y no es necesario ni saber de tecnología para emplear modernos servidores, veloces comunicaciones por fibra óptica, protocolos de transferencias de datos y un largo etcétera que componen la cadena que da soporte a Internet.

JPEG - 82.4 KB

Pero, junto a esto, también hay que ver la otra cara de la moneda. Internet destruye empleo y devalúa puestos de trabajo. No es la afirmación más agradable sobre el tema. Y menos ahora que se propone el uso (y abuso) de las nuevas tecnologías como impulsor de nuevos puestos de trabajo. Como si fuera la gran panacea y (única) alternativa a los sectores donde se ha destruido empleo de forma masiva.

JPEG - 198.8 KB

Desde todas partes se llama a filas a los emprendedores para que pongan en marcha nuevos negocios digitales. Como si bastara con hacer sonar las trompetas para que estos se levanten y sin demora se pongan a laborar/producir como un ejército disciplinado. Que es una forma de ocultar (o de olvidar interesadamente) que emprendedores puede/debe haber tanto en el mundo digital como en el analógico. Y que yo, que me muevo y conozco en la parte digital, trato de aprovechar en aquello que conozco. Como, sin duda ocurre con el resto. Que cada uno se mueve en el terreno que conoce y dónde piensa que habrá capacidad de negocio.

Pero este enfoque hacia Internet a la vez provoca un efecto de destrucción de puestos de trabajo. Y junto a ello, una depreciación de ciertos trabajos, cuya cotización ha caído de forma notable debido, precisamente, al uso de Internet. Los centros de atención de las empresas se subcontratan. De forma preferente en aquellos países donde los costes salariales son más bajos que en el sitio local. Y lo mismo ocurre con las tareas de traducción.

JPEG - 152.9 KB

¿Qué empresa desea pagar a un buen profesional y tenerlo en nómina si se pude subcontratar en países con salarios más bajos? ¿Para qué contar con un corresponsal si cualquiera con un teléfono móvil y “vocación” de Blogger hace la misma función? ¿Quién quiere pagar por hacer un estudio comparativo de productos cuando los principales portales de venta te lo ofrecen de forma gratuita? ¿Qué despilfarrador paga por una suscripción a un periódico o revista, si la información está disponible de forma gratuita en la página Web de la editorial?

JPEG - 71.4 KB

Piratería aparte, Internet está suponiendo la competencia más feroz para el alquiler tradicional de películas, en soporte DVD, así como de los canales de pago por contenidos. Múltiples servicios de subasta se encargan de que las empresas logren costes más bajos (¿competitivos?) al hacer que múltiples trabajadores pujen, a la baja, por una determinada tarea. Los servicios de VoIP hacen la competencia a los operadores de telefonía tradicional.

Y esto, sin mencionar los que hacen negocio mediante la publicidad, más engañosa que veraz, los cibertimadores, los creadores de virus, los spammers y otras gentes de mal vivir que ellos si, han sabido aprovechar las nuevas tecnologías en su propio beneficio. No hay quien pare, detenga, ni filtre Internet. Pero, por lo mismo, tampoco quien frene la destrucción de empleo asociado también a su uso. Como dice un amigo, “dejemos el pesimismo para tiempos mejores”. Pero esto es lo hay.



 
Quinfo| 2005-2017 © Todos los derechos reservados | Aviso legal | | Mapa del sitio | Seguir la vida del sitio RSS 2.0